Historia

En 2009, tres ingenieros, amigos y apasionados por el mundo de la automoción decidieron buscar una solución para disminuir el riesgo que suponen los guardarraíles para los motoristas.

Sus investigaciones les llevaron a interesarse por los neumáticos usados dada su capacidad amortiguadora del impacto. Sus primeros análisis les ayudaron a entender que los neumáticos contienen valiosas y complejas estructuras de gran utilidad para la industria y a trabajaron en desarrollar una tecnología para extraerlas.

Esta innovadora idea recibió el Premio Toribio Echevarría a la mejor nueva tecnología. La participación en este certamen, abierto a todos los emprendedores del País Vasco, conllevaba la posibilidad de convertir su idea en proyecto empresarial.

Los tres amigos apostaron por la idea y crearon GomaVial, una empresa que se dedica a la transformación de los neumáticos usados en material valioso, como suelas de zapatos, elementos de aislamiento para las vías ferroviarias o amortiguadores de impactos.

“ Desde ese día en el que pensamos en cómo vivir de nuestra pasión de forma mucho más segura, han transcurrido años llenos de experiencias, miedos superados, retos, problemas solucionados y objetivos cumplidos.
¿Momentos difíciles? Muchos, pero seguimos con la misma voluntad y entusiasmo que el primer día y con la mirada puesta en futuro. Trabajamos duro, tratamos de mejorar siempre, aprendemos de los errores, entendemos que la paciencia y la constancia son la clave para solventar escollos… Y, sobre todo, conservamos la misma ilusión –en calidad y cantidad- con la que comenzamos porque si algo necesita, y aporta a la vez, esta aventura es pasión”.